miércoles, 30 de marzo de 2011

Fervor Macareno desde Sanlucar de Barrameda...

Solo era un sueño…

Me fajé, me puse el costal, y metí riñones y levanté fuerte arriba el paso. Empezó a sonar un redoble de tambor característico. Las marchas nos llevaron al costero largo…y así, pasaron las horas. Cerré los ojos y me imaginaba debajo de las trabajaderas del paso del Señor en la calle Feria, o en la Resolana, o en Santa Ángela…pero solo era un sueño que estaba viviendo con los ojos abiertos, escuchando los sones de la Centuria bajo la parihuela de mi Hermandad del Huerto.

Los que me conocen sabes de mi ilusión. Algunos de los que aquí leéis, sabéis cuanto añoro ser uno de esos costaleros, que cada madrugá, pasea por Sevilla al Señor de la Sentencia. Se que es casi imposible, pero quizás, este año pueda sentirme algo más cerca, o al menos el poder escuchar los sones de la banda que lo acompaña, hará que cada vez que empiece una marcha, una chicotá cierre de nuevo los ojos y me transporte a esas calles que tanto he deseado pisar, a esos costeros a costeros que tanto he ensayado por si algún día tuviese la suerte de ser sus pies, en definitiva a esos deseos y sentimientos que nunca me podrán arrebatar.

Antonio Romero González.

1 comentario:

José Manuel Ortega León dijo...

Ojalá algún día puedas cumplir tu sueño, en la medida de lo posible intentaremos transportarte a las calles de la Macarena... ya queda menos Hermano.

Un saludo.